Sinovitis veillonodular: quimioterapia contra tumores no resecables

Un nuevo estudio muestra que la quimioterapia con inhibidores de la tirosina quinasa CSF1R tiene actividad antitumoral en pacientes con sinovitis villonodular inoperable. Este descubrimiento hace posible prever un tratamiento para pacientes en punto muerto terapéutico.

La sinovitis villonodular pigmentada, más comúnmente conocida como un tumor difuso de células gigantes, es un tumor raro, localmente agresivo debido a la sobreexpresión de CSF1.

Un equipo de investigadores internacionales investigó la seguridad y la eficacia de un inhibidor de la tirosina quinasa CSF1 R, nilotinib, en pacientes con sinovitis villonodular pigmentada localmente avanzada no resecable.
Sus resultados se publican en The Lancet el 20 de marzo de 2018.

¿Nilotinib, solución para pacientes en punto muerto terapéutico?

En este ensayo multicéntrico, no comparativo, de fase II, los pacientes provienen de 4 países diferentes: Francia, Países Bajos, Italia y Australia. Todos sufren de sinovitis villonodular pigmentada progresiva, inoperable o resecable solo mediante cirugía de mutilación. Su tratamiento se basa en nilotinib, administrado dos veces al día a una dosis de 400 mg.

En la práctica, en el 92,6% de los 51 pacientes la enfermedad dejó de progresar, pero el 96% de ellos, 54 personas, experimentaron un evento adverso relacionado con el tratamiento. Seis pacientes tuvieron al menos un evento adverso relacionado con el tratamiento de grado 3 (dolor de cabeza, mareos y problemas hepáticos, prurito y toxidermia, diarrea, aumento de la concentración de γ-glutamil transferasa, anorexia y aumento del dolor de cabeza); pero no se observaron eventos adversos de grado 4 o 5.

Solo un paciente tuvo un evento adverso grave relacionado con el tratamiento (toxidermia) y dos pacientes tuvieron eventos adversos graves no relacionados con el fármaco (tumor ovárico límite y escisión del quiste pilonidal).

La necesidad de un ensayo aleatorizado

Los investigadores indican que la enfermedad podría controlarse en más del 90% de los pacientes después de 12 semanas de tratamiento con nilotinib. Concluyen que los inhibidores de tirosina quinasa CSF1R tienen actividad antitumoral con toxicidad manejable en pacientes con sinovitis villonodular pigmentada progresiva inoperable.

Sin embargo, consideran necesario realizar ensayos aleatorios de la eficacia de nilotinib en pacientes con sinovitis villonodular pigmentada no resecable.

Vídeo: La "mala prensa" del temido cáncer de páncreas (Abril 2020).